Una opinión muy personal acerca de su fotografía y forma de trabajar

 

Antes que nada si no has visto este peculiar documental, dispones de una hora y media, te apasiona la fotografía, te interesa el desnudo artístico, quieres ver una macro producción y ver como llevan a cabo el proyecto de un calendario al más alto nivel, ve primero a verlo y sigue leyendo después. No quiero hacer spoiler jijijiji

 

Disponible en Amazon Video

¿ Cómo y dónde puedo verlo? Pues en la plataforma Amazon Video. A continuación te propongo dos enlaces para acceder en un solo click, tanto a la suscripción como a su contenido. Recuerda que primero debes suscribirte ,es muy sencillo, yo te ayudo.

  • Para darte de alta en Amazon Prime con un mes de prueba con todas sus ventajas Pincha Aquí
  • Si eres de Amazon Prime lo tienes a tu disposición en el catálogo de películas pinchando aquí

 

Vamos a hacernos preguntas

Como en un viaje a lo largo de la hora y media de duración he pasado por diferentes etapas. Primero ver una sesión de un fotógrafo reconocido por su estilo propio, verlo trabajar de “cerca” no es algo a lo que se preste todo el mundo , ni tengamos oportunidad de verlo.

Desde el punto de vista femenino, me sorprenden muchísimos detalles y cosas obvias que me horrorizan y otras puedo admirar desde la cómoda situación de mi sofá.

Primero me llama la atención la juventud de las candidatas, la extrema delgadez en sus cuerpecitos frágiles. La sumisión que ofrecen al admirar al reconocido fotógrafo y se dejan tocar, colocar en posturas dolorosas e imposibles, desafían al vértigo, a sus principios de no querer mostrar parte de sus cuerpos desnudos. De hecho empieza recibiendo en su casa a una chica que al llegar se entera que la sesión es de desnudo, algo inverosímil, cuando menos.

Lo siguiente que me sorprende es ver como coloca literalmente y dirige la sesión. Sabe exactamente lo que busca en cada disparo y no repara en usar a la mujer como un ser inerte, un maniquí. Coloca su pelo, su cabeza, le restriega aceite por su cuerpo, toca y posiciona su cadera o piernas. No pregunta ni pide permiso. Es su derecho y ellas simplemente, se dejan hacer.¿ Es como una dominación que proveniente de la admiración o del bloqueo de una situación tan extraña ?

Por un lado puedo entender que ellas mismas reconocen que no monetizan sus cuentas de Instagram. Quieren un puesto en la moda y vivir de su pasión. David Bellemere es un gran artista, sus fotografías son puro arte. Todas ellas lo conocen y quieren una foto con su nombre en su porfolio. Saben que les puede dar ese empujoncito profesional para poder tener una mayor proyección.

No sé identificar si es la actitud de David con estas chicas tan jóvenes es paternalista, de dominación, ególatra, loco artista endiosado o va más allá de lo que puedo llegar a pensar, ahí os dejo rebotado las preguntas.

Proyecto U Muse

La idea no es mala. Un calendario, un gran fotógrafo con libertad para trabajar ( exigencia del artista ) modelos muy, muy jóvenes y delgadas, paisajes idílicos, imágenes impactantes y pedir un alto precio por los ejemplares. Desde 1000 $ hasta 10.000 $, ya estaría.

Las exigencias en el casting no se limitan a una imagen determinada. Buscan chicas que además sepan manejarse en el mundo de las redes sociales, tengan muchos seguidores y sean embajadoras del proyecto incluso antes de haber sido seleccionadas. Lo que viene a ser vender la piel del oso antes de cazarlo, pero con mujeres.

Al casting se presentan miles chicas, algunas ni siquiera tienen los 18. Sale una acompañada con su madre, alucinante la actitud de la madre. No son capaces de expresar si quiera el proyecto, comentan en el documental. Quieren a 12 embajadoras de la nueva marca. Tienen que gustar y sentir atracción para el fotógrafo, porque sino tiene esa conexión personal, no saldrán buenas fotografías, dice David. Por encima de quién le contrata está su elección, algo que no es muy habitual en un mundo real.¿ El que paga manda ?? Pues parece que no siempre.

El trato que ofrece a algunas modelos que no son de su agrado, no ha ” conectado ” tampoco lo oculta, ni a las personas que lo han contratado, ni a la pobre chica que lucha con sus propios demonios, creencias propias y frustraciones. El ambiente en la sesión no es la más adecuada para un desnudo artístico en un paraíso natural. Donde debería haber comunión , solo hay distancia y resquemor, frustración de todos los presentes. El resultado por supuesto no está a la altura de lo solicitado por quien los han contratado, pero parece no importarle a nadie, solo al espectador que ve el modo en que habla a las chicas y da ordenes sin ningún respeto ni cariño, ni siquiera algunas veces a las que él mismo eligió porque se “enamora” de sus cuerpos. Hay que entender que es necesario el feeling entre modelo y fotógrafo. Si no lo hay no salen resultados como los que tanto impactan.

El equipo se traslada a República Dominicana. La presión del organizador hacia el artista es subrealista. La improvisación en las sesiones es lo que el fotógrafo quiere llevar a cabo. Por lo visto organizar y planificar el trabajo, la luz, la localización, peluquería, maquilladores y todo el set no es algo que considere David necesario plantear de antemano. Tras un suplicatorio por parte del equipo técnico, acepta a regañadientes y colabora para poder mover a tantísimas personas, que esperan a su divina inspiración y creatividad floreciente.

Una vez terminado la parte del trabajo en el cada uno vuelve a casa hay que entregar el resultado, el fotógrafo se desentiende del proyecto. Entrega cerca de 9.000 fotos, hay que elegir las 12 fotos para el calendario. Otro motivo de conflicto es la forma de trabajar y entender la imagen que buscan para la edición del calendario. El purismo del fotógrafo en el que decide apenas retocar sus obras, respetar los tatuajes de las modelos, sus pecas y cicatrices, sus zonas irritadas de horas de posar es lo contrario a lo que busca el creador del proyecto.

Hay que decir que las imágenes ganas mucho y el resultado final no tiene una edición excesiva y ha sido retocada realzando a la modelo, el paisaje y a la misma fotografía.

Finalmente contratan a un retocador profesional para que trabaje cada fotografía y dé ese punch que busca y no se lo ha dado el artista.

Trágico Final

El documental acaba con el malestar de algunas modelos por no elegir la “mejor foto”, después de descoyuntarse haciendo poses imposibles y sesiones dolorosas por equilibrios con troncos de árboles, haber sido salpicadas en barro y andar correteando desnudas en posturas que se sentían muy incómodas, mostrando partes frontales que no habían formado en el contrato de antemano.

El “abuso de retoque ” en las fotos finales después de desentenderse del trabajo y el bajo número de ejemplares que terminan vendiéndose, así que nadie quedó contento con el resultado de tanto trabajo, conflicto, esfuerzo y dinero.

Después de ver como está el patio, ver el mundo de la moda desde dentro, del divinismo de los grandes artistas, de la explotación de las mujeres y sus cuerpos, del negocio detrás la inocente juventud y sus sueños la lluvia de emociones y pensamientos nos invade.

Cada uno de nosotros que saque su propia conclusión y elija si admirar o no este mundo, pero siempre aprenderemos y nos sorprenderemos con aquellos que están en la élite y los mortales miramos desde abajo.

Tengo que acabar diciendo que es un puñetero genio, alucino con sus fotografías, como trabaja la luz natural y sabe lo que quiere y no se preocupa del qué dirán. Se la trae al pairo que las persona que le ha contratado ponga sus normas,él sabe lo que quiere hacer, como y cuando.